Busca, busca:

Google

domingo, 24 de mayo de 2015

FRASES QUE MUY MAL TIENEN QUE PONERSE LAS COSAS PARA QUE SE LAS OIGAMOS HOY A ALGUNO

Qué mejor día que esta "fiesta de la democracia" (tópico cursi y cansino hasta la exhaución) en la que llueven tópicos tales como "las runas han hablado" y "no hemos sabido vender nuestro mensaje" para sacarle polvo a mi licenciatura en Ciencias Políticas (y de la Administración) y enumerar unas cuantas frases que no me voy a encontrar en el Facebook (y mucho menos en las declaraciones de los políticos, aunque con Juan Carlos Monedero nunca se sabe) tras salir los escrutinios, por mucho que pasen por la cabeza de más de uno. (Las almas sensibles que encuentran desagradables las palabrotas mejor se pueden ir a oir Radio Clásica):
  • La gente es gilipollas y vota cada mierda ...
  • Este pueblo de los cojones no está maduro para nuestra propuesta y no nos merece.
  • ¿Cómo, que no tenemos ningún concejal? ¡Tongo, tongo! ¡Pucherazo!
  • Tenemos la mitad de votos que la última vez y no hemos sacado ningún concejal, evidentemente, la culpa es del método D'Hondt.
  • La derecha/izquierda vota como un sólo hombre, no como los nuestros, que no lo hacen y se quedan en casa tocándose la breva.
  • Me he quedado sin concejalía y ahora voy a tener que pagarme de mi bolsillo el abogado en lo de mi imputación.
  • Nos hemos ido a tomar por culo por culpa del gilipollas éste que nos han impuesto desde Sevilla/Madrid/Campus de la Complutense. A ver lo que tarda en volver a sus clases y dejarnos a los demás con el marrón.
  • Hemos sacado tres concejales y yo iba el sexto, ¿cómo le digo yo a mi mujer que este año tampoco cambiamos de coche?
  • Hemos sacado tres concejales y yo voy el cuarto. A ver si el viejales este que va primero se aburre pronto de las sesiones y los plenos, se larga y así corre el escalafón.
  • Con la que nos han dado, mejor voy mañana a primera hora al despacho a llevarme papeles que estos cabrones son capaces de cambiar la cerradura.
  • Con la de marrones que me comido por el partido y la posición de mierda en la que me han puesto. Algún día de estos tendré que tirar de la manta ...
  • Ya me ha llamado Fulano para felicitarme y para acercar posiciones para formar un "frente de progreso"/"mayoría estable". Podía haber tenido la decencia de dejar para mañana lo de los nueve tíos de su partido que hay que meter en algún consorcio.
  • Muy bien, cabrones, a mí me enviáis a la cuneta tras darlo todo por el pueblo y elegís al niñato ese. Pues hala, a ver cuánto tardáis en hartaros de él. 
  • Pues Fulano, que da clases en este departamento, ha pillado un escaño. La Universidad va a tener que seguir pagándole los sexenios pero después de aguantar quejas de los alumnos, broncas con los otros profesores y su absentismo recalcitrante no podemos sino celebrar la decisión de la ciudadanía y apoyar a nuestro compañero.
  • Fulano ha arrasado en su pueblo, por favor que esta vez lo pongan en otra consejería que ya estamos pero que muy hartos de él.
  • Mucho candidato 2.0, mucho hashtag y mucho Facebook, y aquí estamos, comiéndonos los mocos con la mitad de concejales por culpa del pamplinas este.
  • Pues en el pueblo ese que está a tomar por culo han votado al facha/rojo de mierda de Mengano. Pues que se despidan de que se pase por ahí este delegado de Obras Públicas/Fomento/Medio Ambiente que soy yo. Qué contento se va a poner mi chófer cuando se lo diga. 
  • Ni he salido del colegio electoral y ya me está entrando regomello de haberles votado ...
  • Pues sí, señorita, estaría encantada de decirle qué acabo de votar para esa encuesta suya, pero como mi marido/mi nuera/las monjas de residencia me dio el sobre con el voto dentro, lo metí en la urna y ni me molesté en ver para quién era.
  • - La última vez que les voto, de verdad, que ya estoy harto de que me engañen. - Papá, llevo oyéndote eso mismo los últimos treinta años.

miércoles, 20 de mayo de 2015

ALEMANIA 2700 - ESPAÑA 54

(O "Ramiro San Martín on the bummel")

La imagen que tenemos por estos lares del pueblo alemán la conforman por un lado una señora que va por las cumbres europeas poniendo firme a todo un continente (Dis (Bundes)kanzlerin Angela Merkel, por si alguno aún no lo ha pillado) y por otro señores laboriosos, eficientes y trabajadores diseñando maquinaria y bienes de equipo. Después, si nos vamos al terreno más intelectual y artístico, pensamos en Hegel, Wagner, Heidegger, Hannah Arendt, la primera generación de la escuela de Frankfurt, la segunda generación de la escuela de Frankfurt y hasta la tercera generación de la escuela de Frankfurt, Jurgen Habermas, Hans Magnus Enzensberger ("Hans Magnus, ven acá p'acá, que te se va a cortar la digestión", le decía su madre cuando se quería bañar en la piscina de su urbanización) y otros muchos aspirantes natos al Premio Príncipe (ahora Princesa) de Asturias.

Sin embargo, no toda la producción artística e intelectual alemana llega a estas cotas de densidad y hay obras que uno puede leerse sin tener la sensación de estar escalando un pico del Himalaya. Véase si no a Bernd das Brot (Bernardo el Pan, aproximadamente), estrella (ejem) de la televisión pública infantil. Todo un cacho de pan (chiste fácil nº 1) con el que todo niño teutón hace buenas migas (chiste fácil nº 2) y que ha roto moldes (como ya van 3 mejor paramos, que no es cuestión de abusar):

Bernd, al pan pan y al vino vino (y ya van 4, como esto siga así van a caer tortas como panes)

Por mor dor de su trabajo, Ramiro San Martín ha visitado recientemente la locomotora de Europa y no sólo ha venido impresionado sino que también ha venido con un par de kilos de más por culpa de tanta apfelstrudel y tanta jarra de cerveza de a litro. Yendo en un tren del siempre puntual y eficiente (codazo, codazo, guiño, codazo) sistema ferroviario alemán que iba de Sttutgart a Hannover se le ocurrió sacar de la maleta un ejemplar de "La Saga de los Aznar" (perteneciente a la "Nueva Generación" cual si fuera un teórico de la Escuela de Frankfurt) que hacía mucho (tres semanas) que no releía, con su portada hecha en cuero de cabrito de Azerbayán y repujada con incrustaciones de malaquita, ante la sorpresa de sus compañeros de la filial alemana, que se debían pensar que la literatura popular española se quedó en el ciego relatando crímenes en verso en la plaza del pueblo.

"Hombre, esto es la Saga de los Aznar, que incluso le ganó a vuestro Perry Rhodan un año como "Mejor saga europea"¡Ah, aciago comentario el suyo! ¡Mejor hubiera permanecido silente! ¡Mejor hubiera sido mentarles el aeropuerto Willy Brandt de Berlín, que lleva ya unos añitos fuera de presupuesto y fuera de plazo! Pues, heridos en su orgullo patrio y presa de una furia propia de los mismos nibelungos, sus cinco compañeros abrieron sus maletines y le mostraron los últimos ejemplares de Perry Rhodan, la serie Neo, en edición "mint", envueltos en su plastiquito preservador. Qué tensión se desató, con los teutones insistiéndole que si su adorada Saga llegaba a los 54 números, su Perry Rhodan iba ya por los ¡2700!. De nada valió su argumento de que el "Saga grande, ande o no ande" a lo único que lleva es a estirar los argumentos como el chicle ... Y luego acabó uno diciendo "Pero, Herr San, juzgando por  las portadas vuestra Saga más que un Space Opera es una Space zarzuela". Harto ya de la escandalera, el revisor los puso a todos en el andén en la primera estación en la que pararon y si no fuera por los buenos oficios del cónsul español Ramiro hubiese dormido en un banco de la Alexanderplatz abrazado a su ejemplar de la Saga.





domingo, 10 de mayo de 2015

POLITICA Y CIENCIA FICCION A SACO ...

... este jueves 14, en Librería Draco. A las 19,30 en la granadina calle Sederos, haciendo esquina con Agustina de Aragón. Con café gratis (como también se ha puesto de moda entre algunos candidatos). Animado por la presente campaña electoral, servidor dará la charla (que ya dio en Montcada i Reixach en la MIRCON de 2014) titulada "¿Por que los políticos (no) deben leer ciencia ficción?", en la que se cuestiona la utilidad de leer ciencia ficción para un concejal, un diputado o un senador. (En realidad, voy a ampliar el tema un poquito y además de la ciencia ficción, la fantasía también se va a llevar alguna colleja que otra, que se lo ha ganado en más de una ocasión. El terror, otro día, que francamente no se me ocurre por dónde meterle mano en este sentido)



El origen de esto es la charla (que ahí arriba la tenéis, grabada en Youtube) que dio Ludovico de la Jarava en la Hispacon de Quart de Poblet de 2013 (y que se ha comprometido a dar en la granaina de este 2015 ... como vemos, esto va de dos en dos años) en la que sostenía la tesis de que la lectura de ciencia ficción es algo no solo recomendable sino hasta salutífero para el servidor de lo público. Por mi parte, yo decidí someter a juicio crítico tal afirmación ("someter a juicio crítico" es un eufemismo para decir que me dejé arrastrar por mi irrefrenable tendencia a llevar la contraria) y formulé la antítesis "Por qué los políticos no deben (perder el tiempo leyendo / leer)  ciencia ficción" con la intención de que surja de toda esta dialéctica hegeliana una síntesis final. Y ahí estamos.

A un servidor, al contrario que algún que otro profesor de universidad, le parece de mal gusto aprovechar la situación para meterle en la sesera a la concurrencia sus opiniones políticas, así que pueden estar tranquilos de que no va a pedir el voto para nadie ni va a rajar de ningún partido ni ninguna opción política, que (casi) todas son muy respetables y expresión del pluralismo político. Con Heinlein va a haber que coger el toro por los cuernos, y más desde que a alguno se le ha ocurrido compararlo con "El Ministerio del Tiempo".  Invitados quedáis.

¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.