Busca, busca:

Google

sábado, 31 de agosto de 2013

EL DUO PIMPINELA PREPARA UN DISCO CON HOMENAJES A LA CIENCIA FICCION

Muy probablemente las personas que visitan este blog desde Francia, Inglaterra o Estados Unidos no sepan de la pareja musical "Pimpinela". En atención a todas ellas, tanto a las que entran para poner spam del tipo "payday loans", "casino games" o "free viarga", como a las que se leen los artículos y todo, explicaremos que se trata de un dueto de nacionalidad argentina cuyas canciones suelen escenificar una discusión entre una pareja, lo cual no deja de resultar curioso, ya que en la vida real los componentes son hermano y hermana. 

Como este tipo de disputas fraternas no suele tener mayor sustancia que el "me ha tirado de las coletas" o  el "vaya un novio más feo que te has traído a casa", quitando a Fernando Esteso y su "los niños con los niños, las niñas con las niñas, las niñas son muy malas, los niños son muy buenos", no hay forma de componer una canción sobre esta base (y eso que el formato estrofa1 - estribillo - estrofa2 - estribillo - estribillo ha permitido hasta las mayores atrocidades). Usualmente las partes implicadas en la discusión representada a dos voces son un hombre y una mujer que mantienen una relación, aunque en alguna ocasión se incorporó otro cantante que hizo del tercer componente de un triángulo amoroso e incluso para contar las penas de una matrimonio cuya esposa era bastante ligera de cascos la Sección de Coros y Danzas del Ejército Ruso al completo dio voz a todos y cada uno de sus amantes.

En cuanto a la temática, el problema subyacente suele ser la existencia fehaciente o meramente sospechada de un tercero o tercera en liza, lo cual demuestra una vez más las graves disfunciones que aquejan a la música popular y su absoluta inutilidad para afrontar la vida real. Rara vez se tratan situaciones mucho más cotidianas, como por ejemplo: "haz el favor de venir más tapadita a comer a casa de mis padres, que menudos comentarios he oído luego", "cuando la niña me haya pedido a mí algo y yo le haya dicho que no, no le des luego tú el capricho, que ya estoy harta de quedar como la mala", "yo no sé por qué todos los años tenemos que ir en Nochebuena a casa de tus padres cuando en mi familia siempre nos juntamos esa fecha", "no seas tan retorcida que mi madre ha hecho ese comentario con la mejor intención", "yo es que no sé dónde se va el dinero en esta casa" y "ya podías haberme avisado de que la farmacia de la esquina era la de tu padre".
 Sentido homenaje a Pimpinela de los Mojinos Escozíos

El dúo argentino, para homenajear tantas obras de aventuras que han leído a lo largo de los años, como es el caso de la misma serie "La Pimpinela Escarlata", de la cual sacaron el nombre (un aventurero salva a aristócratas de ser guillotinados durante la Revolución Francesa: si hay una serie que hará que babee espuma un comunista de raza debe ser ésta), ha granado un long play con canciones inspiradas en obras que les han conmovido especialmente y entre las que hay momentos con los que disfrutarán los aficionados al género horricientástico.

"Quisimos musicar obras de Edgar Allan Poe como Annabel Lee y Ligeia pero pronto caímos en la cuenta de que el hecho de que el protagonista no pueda mantener una relación satisfactoria con las mujeres en cuestión viene dado por el hecho de que están muertas, con lo cual mal podíamos hacer un mínimo juego de voces. Lo de Scott Summers, alias 'Cíclope' de los 'X-Men' y Jean Grey, volviendo de entre los muertos o no, por el contrario, sí nos permitió darle voz a ella reprochándole que le faltara tiempo para liarse con Madeline Pryor."
Madeline Pryor, tercera en liza y además clonada
 "El protagonista de 'Facebook 451' y su mujer que pasa todo el rato metida en su muro sí que dan de sobra para una canción de las nuestras que hemos titulado 'Saca el lanzallamas y prende esta relación'"

Los hermanos Galán, que también han sucumbido a "Juego de Tronados", dedican el tema que abre el disco al particular triángulo entre el rey Reuben Barathhill, su mujer y su cuñado. Como hacen falta tres voces y ellos sólo son dos, han necesitado recurrir a una estrella invitada. Por la mente de cualquier persona mínimamente informada, al leer la expresión "estrella invitada", automáticamente pasa la imagen de un hombre con gafas de sol negras, el pelo al cero y llamado "Pitbull". Armando Christian Pérez, así llamado para el siglo, representa al pobre rey cuyo escudo de armas es un venado mientras reflexiona sobre el peso del poder y la gloria ("Casi todos los reyes hemos, yeah flow, yeah flow/provocado nuestros destino/Los que eligen un dragón, yeah flow, yeah flow/ hacen llegar lejos su aliento/y los que un venado elegimos/ sobre nuestras cabezas sentimos un peso, yeah flow, yeah flow") mientras que los dos hermanos hacen, por una vez, de hermanos.

Por otra parte, los aficionados draculinos que disfrutaron con "Love song for a vampire" de Annie Lennox ya hace algunos años y que esperaban algo similar pero distinto de lo que sale en las bandas sonoras de "Crepus culo" podrán poner a toda pastilla por sus altavoces el tema que protagoniza el propio Vlad Tepes que tiene que atender las quejas de sus tres "novias", las cuales, de una en una, van diciéndole que se sienten atrapadas en su relación con él y que la culpa de que la relación no progrese es de "Las otras dos" ("Sin a nadie cuentas dar/salís y entrás vos/y yo aquí como una esclava/sola con las otras dos")

Fernando Angel de Moratinos, contratado como asesor del disco dado su enorme conocimiento sobre parejas disfuncionales de la ciencia ficción, no ha dudado en señalar (y además, con el dedo, lo que demuestra que no está todo lo educadito que debiera), al matrimonio de conveniencia formado por Paul Atreides e Irulan Corrino en la saga "Dune" como merecedor de uno de los momentos álgidos del vinilo. En "El azul de tus ojos", tema que referencia la pupila, el cristalino y el párpado saturados de especia de ambos cónyuges, el dúo argentino ha contado con el coro de silbos de La Gomera para hacernos llegar las penas de la pobre consorte del Kwapisz Fenerbaçe que no le hace caso porque anda todo el rato con esa pelandusca que conoció en el desierto, aburrida como una ostra en la corte de Arrakis y harta de la gente que no se frota las suelas de una manera lo bastante concienzuda en los felpudos de palacio y lo deja todo lleno de arena.



miércoles, 28 de agosto de 2013

ESCENAS TRASQUILONIAS

(Agradecido a José M Cárdenas y Rita Vicencio sin cuyo concurso este entremés no existiría)
Lugar: Una rotonda a las afueras de la ciudad-estado/emirato independiente/satrapía herediaria de Trasquilonia. El sol se pone. (Se pone entre las montañas y ahí se va a quedar hasta mañana, para ser más precisos). Sofocado por el calor, un retratista en cuclillas vuelca su arte sobre un lienzo en el que poco a poco van tomando forma las siluetas de dos miembros, uno femenino y otro masculino, del equipo de seguridad de la hija del sátrapa. (La hija del sátrapa es gordita y feúcha y su padre está loco por que pille un marido para quitársela de en medio, pero que si quieres arroz, Cunegunda, porque la niña no pone nada de su parte)

Ella: Oye, no sé si esto que te voy a preguntar será demasiado personal ...
El: Tú pregunta, pregunta.
Ella: Cuando posas para los retratos que le envías a tu sobrino de tu tierra natal, ¿siempre sales con el ceño fruncido como ahora? Tal y como estás, podrías sostener una lanza entre ceja y ceja.
El (visiblemente incómodo): Bueno, alguna vez he salido con la mano en la barbilla para expresar profundidad pero cuando el retrato es para mi sobrino siempre salgo así, sí.
Ella: Ah ...
El retratista: Perdonen, si no se están quietos y me mantienen la pose vamos a estar  hasta mañana. ¿Ella puede apretarse un poco más contra el muslo de él? Venga, así, estupendo ...

(Pasa un rato, y el retratista deja de mirarles para echar en su paleta un poco más de "rojo laceración", que le va quedando poco, y ella aprovecha para meter baza)
Ella: ¿Y a tu sobrino le gusta que le envíes retratos tuyos marcando pectorales de esa forma y con el ceño fruncido? ¿No les parece mal a sus padres?
El: ¿Y por qué les iba a parecer mal? Así se va formando una idea de lo que es la vida y no como los hijos de esos decadentes nobles, entregados a ocupaciones blandas y débiles.
Ella: Es que yo iba justamente por ahí ... No sería la primera vez que un noble de esos decadentes que tú dices le envía retratos suyos a un jovencito maquillado y semidesnudo. Si yo fuera la madre de uno de esos chicos le cortaba lo que te ya te estás pensando y lo desollaba con cantos rodados.
El: Tú te has criado en esta ciudad y no puedes entender la franca y viril fraternidad que hay entre nosotros los arios norteños. Nosotros no hacemos de eso. Bueno, un primo segundo lo hizo pero lo despeñamos antes de que la cosa llegara a mayores.
El retratista: Caballero, no me cambie la expresión que así no hay quien trabaje.
El: Es que me ha venido tos, disculpe usted ...

(Paulatinamente, el firmamento se va llenando de tonos purpúreos)

Ella (susurrando): ¿Le queda mucho a este hombre?
El: Aguanta un poco más, mujer.
Ella: Es que tengo una legaña en un ojo y como me la quite con el dedo me vuelve a gritar. ¿Este no será de esos que se pintan ellos mismos en los cuadros?
El: No, te puedo asegurar que es un profesional y no es de esos que se les olvidan las caras y ponen la suya para disimular.
Ella: Lo que tú digas, pero seguro que aprovecha para poner su cara a uno de los muertos que has amontonado aquí abajo, esta gente es así de vanidosa.
El: No se atrevería, porque sabe que me daría cuenta.
Ella: Oye, bonito, tú darte cuenta poquito, porque a estos muertos los he despachado yo solita, que tú estabas muy ocupado yendo a por ese hacha que blandes tan orgulloso y no les has visto ni de lejos. Menos mal que una está a lo que hay que estar, no como otros.
El: ¿Pero te quieres callar?
Ella: Cómo me molestas cuando me aciertas, cómo me molestas cuando me aciertas ...
El retratista: Señorita, por favor ...
Ella: Es que aquí una se aburre de estarle agarrando la pierna a éste, que vaya una posturita.
El: Mujeres ...
Ella: Sí, sí. Mucho "mujeres", mucho "mujeres", pero a ver a qué tonta más que a mí ibas a enredar para esta tontería tuya del retrato para el sobrino. Perdone, señor pintor, me estoy meando, me voy a ese matorral de ahí y enseguida vuelvo.
(Ella hace mutis y los otros dos la siguen con la mirada. Se dispone tras el matorral y, si de esta escena se hiciera una representación sonora se podría incluir para evocar la micción el clásico efecto especial de dejar caer agua de una jarra sobre un vaso. Pero sólo si no se tiene miedo a caer en la vulgaridad) 

Ella: Ya. Qué a gusto se queda una. Que sí, que ya me pongo pegada al muslo de este hombre. Oye, ¿llevas todo este rato desde que me he ido igual, así con el hacha en ristre? Cómo se nota que estás fresco, no como yo, que tuve que acabar con esta docena y tengo una contractura en el hombro de tanto manejar este hacha que tiene un único filo pero que siempre, siempre tengo a mano. No, no me pongas esa cara que te hemos calado todos. Es acabar la batalla y todos derrengados se echan en el primer jergón que pillan a vendarse las heridas y a remendarse el uniforme, no como el señor, que como está fresco como una rosa y no huele a sudor, arrasa entre las supervivientes.
El: Yo por lo menos no he matado a doce hombres por querer salirse de la rotonda sin tener la preferencia. Tampoco cuesta tanto resolver las diferencias como personas civiliz ... como personas razonables.
Ella: ¡A mí nadie me dice "Mujer tenías que ser"!
El retratista: ¡Señorita, basta ya, que yo así no puedo trabajar! Un respeto para el artista, hombre.
Ella: Que sí, que ya me estoy quieta ...

(La bóveda celeste está teñida entera de una sinfonía de tonos purpúreos y ambarinos mientras el sol se dirige de manera inexorable y porque no tiene mejor cosa que hacer hacia el ocaso)

Ella: ¡Oye, el marrano este me está pintando más grandes las tetas! ¿Y esto se lo envías a tu sobrino? Muy bonito, sí señor. Luego irá presumiendo en la aldea "Mira qué tetas más grandes tienen en la ciudad a donde ha emigrado mi tito" ¿Esta es la educación que les dais?
El (sin saber dónde meterse): ¿Pero tú no sabes que todos los pintores pintan así?
Ella: Que sí, que yo cuando tenía trece años también me ponía relleno, pero lo de este hombre es exagerado.
El retratista: ¿Pero se quiere usted callar? Que si esto, que si lo otro, que si el hacha, que si me meo, que si me pintan las tetas grandes... Señorita, pues ya va siendo hora de que sepa usted ... ¡que tiene las tetas grandes! ¡Y punto! Póngase ahí y déjeme trabajar que yo sí que voy a coger el hacha.
Ella: Ni abrir la boca puede una. Ya me callo, ya ...

(Lánguidas y temblorosas, las sombras de los matorrales crecen y se extienden sobre la rotonda. En cambio, para llevar la contraria, el resto de la vegetación proyecta unas sombras rectilíneas y perfectamente definidas como con escuadra y cartabón) 

El retratista: Bueno, ¿ven como cada vez queda menos? Si me permiten un momento, creo que voy a buscar ese matorral. Descansen, si quieren.
(El retratista hace mutis y se encamina al matorral más cercano)
Ella: Madre mía, qué picor por todos lados. Uff, qué alivio.
El:  Oye, si no te llegas a la espalda no te rasques con el mango del hacha que el día que te equivoques de lado te desgracias.
Ella: Deja, hombre, que no sabes la de usos que se le puede dar a esto. Nunca me separo de ella.
El: Déjame a mí que te rasque yo. ¿Mejor así?
Ella: Bueno, sí, qué gusto. Para, que ya has rascado bastante y por ahí no me pica.
El: ¿Y no sientes un picor en...?
Ella: No, que sé por dónde vas. Ya te he dicho que estoy en una etapa que prefiero explorar la sexualidad entre mujeres.
El: Pues a mí no me importaría ...
Ella: Cuando digo entre mujeres es entre dos mujeres (bueno, quien dice dos, dice más) y nada más que dos mujeres. Sin ningún tío uniéndose a la fiesta. ¿Tan raro es de entender?
El: En mi pueblo las mujeres norte ...

(Tras su vuelta del matorral, mientras va concluyendo la obra, el pintor piensa todo el tiempo que resultaría mucho más interesante olvidar esa pose tan hierática con el hacha en ristre y retratarlos tal y como se los encontró, con ella sosteniendo el hacha por el extremo del filo hasta hacer que el mango se perdiera por entre el taparrabos del norteño cuyos gritos estaban ahuyentando toda la vida animal cercana a la rotonda)

(Y, de una puñetera vez, el sol se pone del todo. FIN)




jueves, 22 de agosto de 2013

¿QUÉ SUPERVILLANO ERES?

Coge la letra de tu NIF y encuentra el supervillano correspondiente (sin contar la "Ñ"), siendo la "A" la que corresponde al malo número 1, el de la esquina superior izquierda. Como la letra de mi DNI es la "Z", vuelve a correr el turno al superar el 24, así que el que me corresponde es "Evil Skull" porque. ¿Dice esto algo sobre mi carácter o sobre el de quien quiera que haga esto? Nada en absoluto, pero has echado el rato un par de minutos y ha salido más barato que llamar a un tarot a las tantas de la madrugada. (El que quiera hacer algo productivo puede ponerse a hacer un curso en Miriadas X o ver esos vídeos tan profundos en TED)

domingo, 18 de agosto de 2013

"NO ES MENESTER DISGUSTARSE"

La frase de arriba seguro que la ha oído alguno de su abuela junto con otras del mismo estilo tales como "Al que se pelee, le meto un soplamocos que le dejo los belfos mirando para Burgos" y "Hasta que no os comáis las lentejas no vais a catar el postre"

Es un hecho que al ser humano le gusta de vez en cuando la bronca. También es un hecho que al ser humano no lo gusta ver gente llevándose mal. (Bueno, en realidad son seres humanos distintos los que van buscando bronca y los que quieren calmar los ánimos)  Un caso palmario fue la extinta "Sociedad de Naciones" que poquito pudo hacer para impedir la Segunda Guerra Mundial. Después, bajo el paraguas de Naciones Unidas, los cascos azules y las operaciones de mantenimiento de la paz han ido desarrollándose bastante más y se habla de conceptos como "peace making", "peace enforcement" y "peace keeping"

Esto viene a prima colazione de una nueva bronca que se ha montado en el fandom por el post de Julien Pignal Mallardo que publicó en su blog comentando "Genital", novela de Elpidio Bueno publicada en "Asalto de página". Al parecer el libro no ha sido de su gusto. ¿Cómo hemos llegado a esa conclusión? Básicamente, al leer la frase "Hace honor a su título, porque es un coñazo. Tiene huevos la cosa"
La polémica novela de Elpidio Bueno
Por fortuna, han pasado ya esos tiempos en que los escritores se retaban en el campo del honor para dirimir sus diferencias, ya que esto incentivaba que subieran como la espuma en el escalafón literario los más habilidosos en el uso del florete, el sable, la pistola o la maza con cabeza esférica punzante, en vez de los dotados de mejores méritos literarios (entiéndase "méritos literarios" en un sentido muy, muy amplio, tan amplio como para incluir, además del interés de las tramas, la belleza del estilo y el realismo de los diálogos,  la capacidad de pelotear al santón de la crítica o al gerente de la editorial, la habilidad de incluir escenas guarrindongas que tanto hacen por aumentar la cifra de ventas de la obra y la facilidad para movilizar a amigos y simpatizantes en las votaciones de los premios o en los foros de Internet)

En respuesta a una perturbación tan acusada, Portalico AEFCCF y T y H, la asociación que vela por el buen rollo y la armonía en el mundillo cienciaficcionero español ha convocado una reunión de su Consejo de Seguridad para estudiar la posibilidad de enviar fuerzas de interposición a la próxima convención en que coincidan Bueno y Pignal. Tras ponerse en contacto con sus abuelas maternas, estas ya les han tirado a los dos de las orejas y les han dicho que hagan las paces y se den un beso, a lo que se ha negado Bueno quejándose de que la barba de Pignal rasca. Además, dada la inesperada promoción que ha supuesto para la editorial todo el asunto, ha confesado que el editor, que se ve que quiere pecar en río revuelto, le llama cada dos o tres días refiriéndole todos los comentarios ofensivos que se vierten en Twitter y recordándole que está dispuesto a pagarle guantes de boxeo y posibles estancias en el hospital que puedan surgir de un encuentro con Pignal.
 

viernes, 16 de agosto de 2013

"Tu reinado de tedio ha terminado"

Cuando uno está en la Universidad o en la secundaria y tiene que leerse un libro por sopas, pues apechuga y llega hasta el final. (O no, y luego en el comentario de texto o en el examen se ve obligado a recurrir a la inventiva, lo que, por otra parte, tampoco viene mal para despertarla) Algo parecido se da por motivos de trabajo: pensemos en los contables de toda España a los que les llega un cambio de Plan General Contable cada tres lustros, ya sean del sector público o del privado. O en los ingenieros informáticos que se tienen que leer todo un Esquema Nacional de Seguridad y a los poquitos meses, leerse el Esquema Nacional de Interoperabilidad. (Por no hablar de que, después de leérselo, hay que aplicarlo) A los sufridos lectores profesionales centrados en buscar entre los manuscritos que llegan a las editoriales a la próxima Rosaura Gallego ya les dedicaremos un próximo post, no nos hemos olvidado de ellos.

Sin embargo, en lo que es el ocio, nadie nos obliga a leernos tal o cual cosa. ¿Me puso alguien una pistola en la nuca o una ballesta apuntando a mi corazón o un tomahawk sobre la coronilla o una espada falcata a la altura del bazo para que me leyera los libros de "No-A" de Van Vogt (y el segundo en portugués, para más inri)? No. Aunque eso de que no nos obliga nadie no siempre es así: en los años setenta en según qué ámbitos decir que uno no se había leído "El Libro Rojo de Mao" o decir que no se había leído ningún libro publicado por "Ruedo Ibérico" era exponerse al suicidio social, en ciertos grupos de adolescentes no comulgar de la pasión por "Crepús culo" puede suponer perder la condición de "muy más mejor amiga" y hasta la expulsión del equipo de animadoras y haremos bien en leernos el libro que nos recomienda el vecino o vecina que se compra los libros en el Carrefour ("Código Da Vinci", "Caballo de Troya", ...) si no queremos que, encima, nos mire por encima del hombro.

Esta motivación extrínseca para la lectura no tiene necesariamente que ver con la que le lleva a uno a terminarse sí o sí un libro, sin que intervenga presión social alguna al respecto. ¿Será por cabezonería o por respeto al trabajo del autor y de toda la editorial? ¿O por un reflejo de cuando nuestra madre nos decía "Tú cómetelo todo, que dejar comida en el plato es de mala educación"? Hay gente que presume de que los libros que le gustan no se los leen enteros: "Pues yo, si no veo que a las quince páginas el libro no me seduce lo dejo de lado" Es el caso de Francisco Umbral, que decía que los libros malos los tiraba a la piscina hasta que se acababa formando una masa de papel descompuesto, probablemente para presumir de tener un estándar de lectura tan elevado como para hacer pulpa el 90% del resto de la producción literaria española. (Desconozco si algún rival del mundillo, en respuesta, reservaba un destino similar a los libros de Umbral como pasarlos por la Turmix o trocearlos como si fueran leña para alimentar la chimenea)

Al resto de los mortales, que no disponemos de servicio de prensa y que los libros que leemos nos los pagamos nosotros, nos repatea bastante habernos pulido 15, 18 y hasta 24 euros en un libro y que luego sea malo (o por debajo de nuestro elevado estándar de lectura) Por eso, como los jugadores empedernidos que tiran hasta la última moneda pensando que antes o después terminará la mala racha y empezará lo bueno, algunos dedicamos horas a leernos el truño hasta el final, en vez de cortar por lo sano y dedicar ese tiempo a otro libro que sí nos merezca la pena. Así, pasan las páginas a ritmo de caracol con diálogos poco creíbles, descripciones reiterativas o situaciones estiradas a lo largo de capítulos y capítulos mientras pensamos "No, si tendrá razón el cabrón de Fulano, que decía que iba a ser un muermo" o "Culpa mía por comprarme secuelas, culpa mía" Vamos contando las páginas que nos faltan para el final como los niños cuando van en el coche a Gandía ("papááá ... ¿queda mucho? ... es que tengo pis"), echando cuentas de si ya vamos por la tercera o la cuarta parte del libro, yendo a planchar algo o a lavar un plato pendiente o a echar un pis (sí, como el niño que va camino de Gandía) mientras comenzamos un sentir un sordo odio hacia el autor (o autora), el editor (o editora), el traductor (o traductriz), el corrector de estilo (o corrector de estila) y, ya por último hacia el librero (o el dependiente de centro comercial que usualmente trabaja en la sección de encurtidos pero que la mañana en que nos pasamos a comprar estaba atendiendo la librería para cubrirle el turno al encargado o encargada titular), los cuales, en mayor o menor medida, tienen cierta responsabilidad en todo el desaguisado.

Para evitar esas acumulaciones de mala leche que han llevado a más de un lector decepcionado a tirar por la ventana el ejemplar gritando "¡Tu reinado de tedio ha terminado!", quemarlo, pintar penes en los márgenes de las páginas y enviarlo de vuelta a la editorial o tirárselo a la cabeza al autor en una convección, desde este blog, como hemos leído por ahí que, cuando uno hace un gran esfuerzo, viene bien premiarse uno a sí mismo, queremos daros un consejo para cuando acabéis un libro particularmente indigerible: Permitíos un pequeño capricho (pero por favor, no os recompenséis comprando la secuela, que eso ya sería rozar el masoquismo). Matad un choto, en cambio. Cuando los albañiles terminan un edificio, en vez de sacarle fotos en Twitter o publicar los planos en Pinterest, lo que hacen, para festejarlo, es matar un choto. Con el objetivo de comérselo en grupo, se entiende, no porque les caiga mal la cabaña caprina (la cual, con la crisis de la construcción, debe llevar unos años de relativa calma y placidez)
Choto campero, a la manera de Almería

El curso a seguir en estos casos, por tanto, es simple: "Matad un choto". Los carniceros de España os lo agradecerán (y las cabezas de los autores también)

martes, 13 de agosto de 2013

LOVECRAFTIANOS TODOS ...


Quería llamar la atención sobre el parecido entre su escritor favorito (que, como decía Borges, cometía el error de enseñar el monstruo) y el actual detentador del puesto de presidente del Gobierno de una de las principales economías de la zona euro. Esas gafas, ese mentón prominente, esa ropa formal, esa aversión a las cosas procedentes del mar (ya sean petroleros hundidos o seres milenarios) ...



(Y, ahora que caigo, también le da como un aire al capitán Haddok. No, Lovecraft no, don Mariano)



Tintín en el mundo lovecraftiano, de http://tintinininnsmouth.tumblr.com/

Ya que ha salido el tema tchullhuniano, para los fans de todas estas criaturas eónicas y multidimensionales por cortesía de "El Mundo Today" ya tenéis un móvil con el que convocar vuestras ceremonias horrendas por Whatsapp o por SMS:

Y ahora, para los fans de Mariano Rajoy (que vale, puede que no haya en tanta cantidad como en tiempos de Felipe González, cuando le gritaban "Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo"), un recuerdo de los tiempos de Ian Curtis, depresivo y agorafóbico:
 

domingo, 11 de agosto de 2013

EXTRATERRESTRES, CONSTITUCION ISLANDESA Y ESTATUTOS DE AUTONOMIA

Durante el proceso de redacción y aprobación de la nueva Constitución islandesa que, tras el crash bancario de 2008, fue impulsado por toda la sociedad y que incluyó elementos de "Crowdsourcing" para acabar siendo aplazado sine die por los actuales ocupantes del Gobierno, alguien quiso introducir en el texto una referencia a los extraterrestres presentando como argumento que sería la primera vez que alguien hiciera algo así pero la cosa no coló.


Aquí en España, los aznarkies, confiando en que el nombre de la saga les abra terreno al menos en las zonas en las que el Partido Popular es la primera fuerza (o por lo menos que el diario "El Mundo" les haga una entrevista), planean hacer lo mismo  y "visibilizar" todo el rico acervo cienciaficcionero de la Saga y, ya puestos, otros clásicos hispanos como "La Cantiga del Imperio Galáctico" de Cidoncha o "La Saga del Desorden Estelar" de A Thorkal y, en un alarde de adaptación a los nuevos tiempos, conceptos del mundillo espacio-operístico de "Acaso Caspa".

De prosperar la Iniciativa Legislativa Popular que prepara el equipo jurídico del Escuadrón Delta, se votará una Ley de Acción en el Espacio Exterior que complementaría la futura Ley de Acción y del Servicio Exterior que piensa presentar el Gobierno, de forma que hasta las más altas instituciones del Estado quedarán imbuidas en la idea de que España no tiene por qué acabar en los Pirineos sino que tiene que expandirse por el Espacio Exterior cuando antes mejor (no, y sin haberlo pensado, no me ha salido un pareado: la rima anterior formará parte de la letra del himno que habrán de cantar todos los colegiales y los miembros de la futura Brigada de Infantería AstroTransportada. A continuación incluimos un fragmento o esquirla de una primera versión que ya están ensayando en la Sección de Coros y Danzas del Escuadrón Delta, usualmente en espacios cubiertos, porque la vez que se cantó a cielo abierto se desató un chaparrón de los de 30 litros por metro cuadrado:
Oh, sí, señor,
cuán grande el honor
de dar al botón
de la ignición
del triple motor
retropropulsor
que nos llevará
al Espacio Exterior
¡Al Espacio Exterior
cuanto antes mejor! )

Visto que la última colonia que se tuvo fue el Sahara Occidental y que la cosa acabó como acabó parece que ya va siendo hora de hacer esta vez las cosas bien pero más allá de nuestro planeta y así el primer planeta hollado por un español (o por una española, o por un robot propiedad del Estado Español) debería recibir el nombre de "Planeta Valera", en honor al planeta hueco compuesto de dedona y también en honor a Juan Valera, autor de Juanita la Larga, Pepita Jiménez  y "El Superhombre y otras novedades"

Además de estas pretensiones en cuanto a la legislación estatal, estos aznaristas piensan que también habría que meterles mano (metafóricamente, se entiende) a los estatutos de autonomía y a alguna que otra ley estatal para reemplazar las referencias a los derechos humanos que, aun siendo bienintencionadas son demasiado "carbónicas" y, por ejemplo, harían imposible en su actual interpretación dar derecho a voto en las elecciones municipales o autonómicas a cualquier "hombre de silicio"
"Hombre de cecilio", poco dispuesto a que se le tomen las huellas
que quisiera instalarse en la autonomía mencionada (con buenas intenciones o con malas intenciones, eso ya es otro tema) o, dada la imposibilidad de obtener su huella dactilar, de darle siquiera tarjeta de extranjero residente.

martes, 6 de agosto de 2013

FREUD, STAR TREK TOS, START TREK TNG, STAR TREK VOY, STAR TREK ENT Y ABRAMS

Sigmund Freunde definió entre sus teorías psicoanalíticas lo que se conoce como "complejo de Edipo" Sí, ya sabemos que mentar a Freud hoy en día significa que la persona que te oiga fruncirá el ceño y se temerá que le des la chicharra citando a Marcuse o algún que otro de la segunda Escuela de Frankfurt como si vinieses de vuelta de los sesenta y setenta con un Delorean o un Mini Morris, en el caso español.
(Por no hablar de Marx cuya sola mención como justificación de algo produce incómodas miradas al suelo y frases que empiezan por "Hombre, es que ..." o "Lo que pasa es que tienes que tener en cuenta ..." Un consejo que se permite dar este blog es, en vez de decir con voz campanuda "Es que Marx afirma que X ...", aclarar la voz y, en cambio decir con tono displicente "Pues le leí el otro día a Alberto Garzón / Vicenç Navarro / Noah Chomsky que X")

Independientemente de la vigencia o no de sus teorías y de que alguna gente salga corriendo cuando se menciona su nombre, es obligado mencionar al psicoanalista austriaco cuando la relación entre una generación y otra es complicada, tanto como pueden serlo las relaciones paterno-filiales, abuelo-filiales o suegro-filiales.

¿Y todo esto a santo de qué viene, en un blog de ciencia - ficción? Hay varios casos de películas y series de televisión o de novelas de las que se hace un remake o que se continúan pasados unos cuantos lustros (Galáctica, V, La Saga de los Aznar, ...) y de vez en cuando surge el descontento entre los fans de la primera remesa porque sienten que se ha traicionado el espíritu o las esencias de lo que tanto les gustó cuando se emitió o se editió unos cuantos años ha. Los fans de la nueva serie, algunos de los cuales incluso han hecho un esfuerzo de suspensión de la credulidad o de la estética cuando han visto o se han leído la serie primigenia y que incluso se han traído a alguna de las viejas glorias a alguna convención, se sorprenden ante las críticas de la generación previa y acaban considerándolos un montón de cascarrabias que se han quedado demodé o gagá o incluso un poquitín plof.

Si bien este fractura generacional no parece haberse dado en Star Wars (a la espera de por dónde pueda salir el amigo Abrams en la próxima trilogía) en el caso de Star Trek sí que se puede decir que se formaron dos (y a saber si a estas alturas no hay más ya) facciones más o menos irreconciliables con diferencias irresolubles y haciendo comentarios irresponsables: por un lado los fans de la serie original de los 60 y por otro los de la nueva generación 87-94 que utilizaban con una alegría pasmosa la expresión freudiana "matar al padre" (cuando al único que había que matar era al personaje de Wesley Crasher)

Pero lo que ha montado Abrams no es un asesinato simbólico de la generación de la serie original a manos de la nueve generación ochentera / noventera con la complicidad de la de la estación espacial y la de la nave perdida, etc, del que se libra por los pelos Spock para hacer de abuelito enmarcado en ese socorrido papel de "Voz de la experiencia" (William Shatner estaría ocupado haciendo de Danny Crane en "Boston Legal" y en cuanto a los otros  ... ¿no podrían encontrar a Data el androide en una estación de reciclado de chatarra, por ejemplo?) No es que se mate al padre, es que se le desintegra junto con la cuñada y los tres tíos de Albacete y se tiran los átomos restantes a un agujero negro.

lunes, 5 de agosto de 2013

POR LA AUTORREGULACION DEL CROWDFUNDING

Rara es la persona a la que no le ha llegado una propuesta para aportar dinero a un proyecto de crowdfunding o una notificación de un e-book por parte de su propio autor vía una lista de correo, un muro de Facebook o incluso una hoja parroquial (como es el caso de la que dirige en Socuéllamos el presbítero de la parroquia de los Carmelitas Descalzos, que ha llegado a contar con 32 páginas algún mes que otro, compuestas 29 de ellas exclusivamente por anuncios de e-books en Amazon escritos por feligreses, familiares de feligreses, vecinos de feligreses, compañeros de trabajo de feligreses y antiguos compañeros de piso de feligreses)

Tan es así, que hay quien ha de dedicar un cuarto de hora diario de su tiempo a leer, aunque sólo sea por encima, todos los anuncios de e-books. Por muy rápido que sea el vistazo, suele suceder que llegado el miércoles o el jueves cae en la cuenta de que el mismo autor lleva desde el lunes poniendo la misma nota cada dos o tres horas anunciando su último libro sin que le desanime el hecho de que en ningún momento nadie le haya dado al "Me gusta"


Para evitar esta brasa innecesaria (y también improductiva, por qué no decirlo) crowdfundidores y autoeditores, ya sea de e-books o en papel, han decidido autorregularse siquiera mínimamente de forma que se limite la cantidad de notificaciones a los días laborables. Así, se respetarán los sábados, los domingos y los días de guardar para no exceder los cinco impactos publicitarios por semana. 

Para tener en cuenta las distintas culturas y religiones que en el mundo hay, en los países mayoritariamente islámicos en época de Ramadán no se podrán poner anuncios de crowdfunding mientras que se pueda distinguir un hilo negro de uno blanco y en los países de tradición católica los viernes de Cuaresma se limitará el número de anuncios, especialmente si hay cierta relación con la carne (eso quiere decir que, por ejemplo, si alguien quiere promocionar su ensayo sobre "Holocausto Caníbal" se tendrá que esperar al sábado pero si por el contrario el texto trata sobre las bestias marinas que pululan en la obra de Lovecraft, podrá hacerlo el mismo viernes) 

Para aclarar las dudas que inevitablemente surgirán, se escribirá un e-book que se podrá descargar de Amazon por un módico precio de 0,99 euros en el que también se darán claves para responder las quejas que harán llegar a los administradores de foros y listas de correo los escritores y crowdfundidos disconformes con haber sido baenados y que utilizarán términos como "fascistas", "censuradores", "queréis acabar con la libertad de expresión" y "os creéis que este foro es vuestro pero es de todos"

Obviamente, los fondos necesarios para el arranque de la iniciativa saldrán de un proyecto que ya ha arrancado en Kickstarter y que incluirá el reparto de camisetas con los textos "Yo también hago crowfunding pero no voy dando el coñazo", "Keep Calm and don't annoy with your crowdfunding" y "Un anuncio más y va a comprar el e-book tu tía"

viernes, 2 de agosto de 2013

DERRIDA Y LA INDECIDIBILIDAD DE LOS RELATOS

Con este post este blog este día está queriendo conmemorar la entrada de Croacia en la Unión Europea. Así, vamos a darle todos la bienvenida al vivaracho fandom croata  a ... bueno, ya sabemos que cierta parte de la afición es de sota, caballo y rey y todo lo que venga de fuera de Estados Unidos (o, como mucho, del Reino Unido) le es igual, pero era escribir la frase anterior y notar ya como una perturbación en la fuerza de gente yéndose al cuadrito de búsqueda murmurando "Con lo que ha sido este blog y cómo está perdiendo el mojo de un tiempo para acá".

Por favor, hagamos un esfuerzo por abrirnos a lo que venga de fuera de nuestras fronteras porque nos enriquece ... ¿a que sería muy triste un mundo en el que sólo se comiera marmitako y fabada asturiana y no hubiera dónde comer ramen o rollitos de primavera? (sí, ya sé que esto suena a discurso buenrollista a lo Manu Chao, pero quedémonos con lo que es el mensaje, por favor)

Más aún, igual alguno de los que ha emprendido la fuga lleva al cuello justamente en estos momentos una tira de tela cuyo nombre viene del país del que hablamos (el cual, en su lengua original se llama "Hrvatska", lo cual no recuerda mucho a las corbatas, pero las derivaciones lingüísticas a veces llevan las cosas a lugares insospechados)

Dicho lo anterior, vamos a presentar una de las publicaciones que mayor eco ha despertado en todo el vibrante mundo que se arremolina en torno a la ciencia ficción en ese país balcánico de poco más de 4 millones de habitantes. Allí se habla una lengua eslava meridional (gracias, Wikipedia) que no nos queda claro si llamar "croata" o "serbocroata" (y, por lo que parece y según con quién se hable, es más que posible meter la pata a base de bien si uno elige la denominación equivocada). Zoran Embutidosdevic, que en la Universidad de Zagreb ejerce en el departamento de Estilística Prosopopéyica de lo que vamos a traducir como profesor subalterno (la otra traducción que había en Tuenti Translator era "profesor banderillero", así que no nos queda otra que dar por buena la primera) ha causado un gran impacto al aplicar el concepto de indecidibilidad de Jacques Derrida (no ha terminado la palabra "Jacques" y ya he notado una perturbación en la fuerza aún mayor, como docenas de almas recordando de repente esas clases de Filosofía a las cuatro de la tarde) a nuestro campo en su obra destinada a dinamitar las bases de la reseña tradicional fandomítica "Dok Fantascienza Domovino", que más o menos viene a ser "Mientras, en el reino de la fantaciencia ...") . (Llegados a este punto, otra descomunal perturbación en la fuerza me lleva a sospechar que la desbandada es generalizada y sólo resisten de manera heroica unas pocas unidades curtidas en mil batallas)

Zoran se atormentaba buscando la manera de, ante la tarea que se le había encomendado de preparar una antología con los mejores relatos croatas de fantasía, conseguir que nadie le pudiera acusar de parcialidad o amiguismo y demostrar de manera irrefutable la valía de los elegidos. En la propia playa de Dubrovnik (localidad conocida por hacer del "Desembarco del Rey" de Juego de Tronío en televisión), acompañando a su novia con la sombrilla en mano, se le oía murmurar "¡Tiene que haber una forma, tiene que haber una forma!". No olvidemos que este problema es viejo a más no poder: ¿cómo es posible determinar de manera objetiva la bondad (¡o maldad!) de un relato de ciencia ficción de los que saturan los buzones  de los editores de revistas y de los que nos dan la chicharra en los muros de Facebook para que los compremos para el Kindle? Por suerte, los puntos de vista del pensador francés Jacques Derrida vinieron en ayuda de Zoran para salvarle del colapso nervioso.

Una vez elegido el lugar en el que plantar la estera y ya desplegada la sombrilla, su novia, que llevaba una camiseta de cierta cadena española del sector textil, se desabrochó por debajo de la camiseta el sujetador, se lo sacó y a continuación, se despojó de la misma para hacer topless. (Sorprendentemente, una perturbación en la fuerza me dice que el seguidor medio de este blog que ha llegado hasta aquí acaba de sacarse el dedo índice de la nariz y lo está usando para mover hacia abajo el ratón y comprobar si hay testimonio gráfico de ese momento)
Este hecho, aparentemente trivial y cotidiano, despertó en Zoran una marea de pensamientos, distintos de los que por regla general pasan por la cabeza de un hombre en una situación así ¿El que una mujer deje sus senos desnudos al aire ... es un acto lingüístico o textual o ninguno de los dos? ¿En qué gramática se incardina este acto? Obviamente, en la sociedad occidental, la complejidad del sujetador  tiene un contexto diferente de en la sabana africana donde todas las mujeres van ya a pecho descubierto y no se puede decir que hagan "topless" porque no hay un "top" que se eche de "less". Más aún, ¿qué hace que ella se quite primero el sujetador y no la camiseta? ¿La sociedad croata, más católica que, por ejemplo, la eslovena, presiona para que se haga en ese orden? Todas estas reflexiones quedaron interrumpidas por
su novia Marija, que, ignorante de la inusitada asociación de ideas que había provocado y algo irritada ante la mirada fija que se le había quedado, le dijo a su novio que si le había dado lo que aquí vamos a traducir como "un aire".

A fin de cuentas, pensó Zoran, ¿qué diferencia hay entre escribir un relato de temática fantástica y ponerse en topless? No hay más que ver muchas portadas de historias de Conan y de Weird Tales en general para encontrar un hilo común. Lo que definitivamente asentó su teoría fue el ver que como a dos metros, bajo una sombrilla similar, tres chicas también se quitaban la camiseta, una de ellas sin llevar sujetador previamente, aunque sí las otras dos. Arriesgándose a un guantazo de su novia, mirándolas fijamente se preguntó si, con el corazón en la mano, podía decidir que los pechos de alguna de las chicas resultaban superiores a los de las demás. ¿Volumen, firmeza, tersura, colocación del pezón ... había algún parámetro capaz de alzarse sobre los demás? ¡No! Casi podía oir la risa de Jacques Derrida desde su tumba "¡Joven ingenuo! ¡Occidental soberbio! ¡Infeliz kantiano! ¡Tus esfuerzos son vanos! La forma de comparación que con tanto ahínco buscas es ... ¡INDECIDIBLE! ¡Jaajajajajaá!" 
Delirios derridianos

(Aunque por momentos parezca lo contrario, este post no ha sido subvencionado por el Ministerio Croata de Turismo o por la Embajada de la República Croata en España ni por ninguna marca de ropa de baño, aunque desde este blog nos mostramos abiertos a recibir una muestra de sus productos o de los encantos de Croacia para poder hablar en un post futuro con mayor propiedad)

jueves, 1 de agosto de 2013

REQUETEREEDICIONES

En el ADN de la ciencia ficción está el mirar hacia el futuro y es por eso que algunos la han rebautizado como "literatura prospectiva" (hubo algún intento anterior como "ficción especulativa"  pero la mala imagen que se tiene en el mundillo de los mercados de valores, la Bolsa y todo lo financiero en general hizo que la denominación no llegara muy lejos) Sin embargo, entre que los derechos de algunas obras ya con un tiempo andan más baratejos porque los herederos quieren ir haciendo caja o que, directamente, esas novelas (o relatos, o poemas, o quintillas, o carocas ...) ya han pasado al dominio público, estamos asistiendo a un verdadero revival de novelas no ya del siglo XX, sino hasta del XIX y desde aquí retamos públicamente a los editores españoles a lanzar al mercado la obra de Luciano de Samosata, que vivió en el siglo II (después de Cristo), que no todo va a ser Abercrombie o China Mandeville.

Recientemente la editorial Gárgara Avis se ha marcado una edición de pioneros rusos de la ciencia ficción de esas que los reseñadores, como son cosas clásicas, no se atreven a ponerles pegas por miedo a quedar como unos filisteos (o iconoclastas o vándalos o energúmenos). Artiflex (o Gran Mamut, como se da en llamar de unos años acá) se ha lanzado a redescubrir el talento de un muchacho con luengas patillas llamado Isaac y apellidado Asimov sin que nadie le haya acusado aún de reaccionario. Lucio G Pardo ha reincidido y recientemente ha publicado "Un caso de coincidencia", una novela protagonizada por un sacerdote jesuita cual si fuera el Padre Brown de Chesterton y publicada en 1954. (Si se hubiese escrito de los años sesenta hacia acá por un Abercrombie o un Sanderson, formaría parte de una macrosaga compuesta también por novelas protagonizadas respectivamente por un dominico, un franciscano, un salesiano, un carmelita descalzo y un cartujo  que usara la técnica del monólogo interior, a falta de siquiera una palabra de monólogo exterior)

Para recompensar la labor de todos los estudiosos que buscan entre archivos y legajos el próximo "Anacronópete" cual si se tratara de la tumba de Tutankhamon, ignorando las posibles maldiciones que antiguos faraones del fandom hayan lanzado sobre ese tipo de obras y que se exponen a alergias respiratorias de tanto frecuentar bibliotecas llenas de polvo y humedad, el fabricante calagurritano de material de arqueología "Viuda de Folgoso" ha decidido instituir un premio anual. El trofeo representa a una momia saliendo de su sarcófago ante la mirada atónita de un erudito y el jurado compuesto por miembros del departamento de Paleontología de la Universidad de la Rioja ha hecho pública su intención de concedérselo de manera póstuma a Eutimio Mondo Ñedo, que falleció el mes pasado víctima de una infección causada por las esporas del moho que anidó en su colección de "Luchadrones del Espacio"




¿De qué va esto?

No sabéis dónde os metéis .... Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia del todo, pero casi. Friquis, aznarquis, hards, gafapastas, conanianos, trekkies ... todos ellos pasados por la turmix (o la thermomix) de la parodia.